miércoles, 23 de julio de 2014

Ensalada de sandía a la griega


Vuelvo a incorporar la sandía en una ensalada con esta original receta de toques griegos. La mezcla de sabores queda fenomenal. Otra idea más para estos días de calor. Muy rápida y deliciosa. Os va a encantar seguro :) Para prepararla: 


       INGREDIENTES (cantidades según nº comensales)
  • Sandía
  • Cebolleta morada
  • Aceitunas negras sin hueso
  • Queso feta
  • Hojas de menta fresca (o albahaca)
  • Aceite de oliva
  • Vinagre balsámico
  • Sal 
  • Opcional: pimienta negra molida


        PREPARACIÓN 



Con un "saca-bolas" (o como se llame =D ) hacemos bolitas de sandía. Si no, cuadraditos. Reservamos.

- Picamos la cebolleta y las aceitunas en trocitos pequeños y añadimos a la sandía. 


- Aliñamos, removemos, añadimos el queso feta desmigado por encima y por último menta fresca picada. La ensalada ya está lista para comer. Si preferís podéis meterla un rato en la nevera para que la sandía esté bien fresquita. En cualquier caso queda deliciosa y muy refrescante. Una joyita de ensalada!




 Qué la disfrutéis! :)


Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina



domingo, 20 de julio de 2014

Knækbrød (pan vikingo) - Cocinas del Mundo: Dinamarca


Hoy participo por primera vez en el reto de Cocinas del mundo, una fantástica iniciativa en la que hacemos una pequeña inmersión en la cocina y gastronomía de diferentes países. Me hace especial ilusión estrenarme justo este mes, cuando ha tocado Dinamarca. Como muchos ya sabéis, es el país que me ha acogido desde hace dos años y que he aprendido a querer. Dinamarca es un pequeño gran país, todavía muy desconocido en España, donde se conoce más bien poco si te sales de lo que es Copenhague. Y en cuestión de gastronomía es aún más desconocido, incluso a pesar del famoso restaurante NOMA, el "mejor del mundo". La cocina danesa es mucho más que cerdo, col y patatas. Por supuesto, debido a las condiciones climáticas, y también culturales, estos ingredientes abundan, pero también lo hace el pescado y el marisco por ejemplo (tened en cuenta que este país es prácticamente todo costa). A pesar del pequeño tamaño del país existen numerosas diferencias regionales, y al igual que en la lengua y otras costumbres, también se ven reflejadas en la cocina. Existen bastantes diferencias entre lo que es la península de Jutlandia (Jylland) y las islas. Y además hay muchas islas! Sabíais que Dinamarca tiene más de 400?! Ahí donde la veis... =D 

Yo hoy os traigo algo muy tradicional: el Knækbrød, o pan vikingo, como le gusta llamarlo a mi amiga Bergua, que fue quién me pasó la receta y a quién nunca agradeceré lo suficiente.  Y es que este pan de semillas era la base de la dieta vikinga. Al ser ligero y conservarse bien durante bastante tiempo era perfecto para sus largos viajes. Es un pan plano y muy crujiente. El nombre viene de "knæk", por el ruido que hace algo al romperse o quebrarse, y "brød", que significa pan en danés. Tenía muchísimas ganas de hacer este pan pero quería una receta auténtica. Pues bueno, la que hoy os traigo lo es. Así hacen los daneses su knækbrød en casa. Además no puede ser más sencillo de preparar, así que espero que os animéis a hacerlo. Básicamente se trata de mezclar todos los ingredientes y hornear. Os prometo que os va a encantar! La receta es como sigue: 



         INGREDIENTES 
  • 1 dl (100 ml) de copos de avena
  • 1 dl de semillas de sésamo
  • 1 dl de semillas de calabaza
  • 1 dl de semillas de girasol sin sal
  • 3 y 1/2 dl de harina
  • 2 dl de agua
  • 1 dl de aceite de girasol
  • 1 cucharadita de levadura química (levadura Royal)
  • 1 cucharadita de sal



         PREPARACIÓN 


Ponemos todos los ingredientes en un bol. Si tenéis una tacita de esas de metal de 1 dl  entonces si que se hace en un minuto. Me encantan ese tipo de tacitas. Son muy útiles :)





- Mezclar bien hasta obtener una masa homogénea.


- Cuando esté lista, la ponemos entre dos papeles de hornear, sobre una bandeja de horno,  y la alisamos con un rodillo de amasar (o una botella, hace el mismo apaño).






- Cuando esté del grosor que nos guste (tiene que quedar finito en cualquier caso) retiramos el papel superior con cuidado.



- Con un cuchillo (mejor de los de sierra) marcamos las porciones. podemos hacer la forma que queramos. En general suelen ser más bien rectangulares o cuadrados grandes.




- Metemos al horno precalentado a 200º unos 15-20 minutos. Podemos dejarlo algo más si vemos que no se tuesta lo suficiente. Ya sabéis, depende un poco del horno. Yo en el mío siempre lo tengo que dejar algo más. Eso sí, vigilad bien para que no se os queme.



- Pasado el tiempo, sacamos del horno y dejamos enfriar unos minutos antes de cortar las porciones. Se hace muy fácil con la mano, salen casi solas.




- Y ya está listo nuestro Knækbrød. Tenéis que probarlo! Es imposible que os salga mal, de verdad! Y está buenísimo, tanto solo como acompañado casi de cualquier cosa. El queso le va fenomenal, tanto en trozos o lonchas como de untar. También se come mucho con fiambres, ensaladillas... dips, salsas... o dulces: mermeladas, chocolate, smørpålæg (viene a ser nocilla), etc... Está riquísimo! Yo no he vuelto a comprar el del super, no os digo más =D





Qué lo disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina





lunes, 14 de julio de 2014

Sopa fría de melón y cítricos

Esta sencilla receta la encontré hace mil años en una revista francesa. Ya ni recuerdo cuál... Me encantó, tan simple! y tenía que estar riquísima seguro... así que me la apunté. Hasta ahora. No me equivocaba, esta sopa está buenísima. Una forma diferente y muy refrescante de tomar el melón. El añadido le los cítricos le va fenomenal, aportando un toque ácido al dulzor del melón. Una combinación deliciosa. La receta no puede ser más fácil: 


       INGREDIENTES
  • 1 melón maduro
  • 1 naranja
  • 1 limón
  • Opcional: fresas y/o frambuesas para decorar


        PREPARACIÓN 




- Cortar el melón y sacar la carne. Reservar unas bolas de melón y un cuarto de limón para decorar. 



- Exprimir la naranja y el limón y mezclar con el melón. Batir.

- Poner en boles individuales y añadir las bolas de melón, el limón y alguna fresa o frambuesa si nos gusta  (al final me olvidé de ponerlas =D ).

- Refrigerar al menos 1 o 2 horas antes de servir para que esté bien fresquito. 


- Nos queda un postre estupendo, llenos de vitaminas y muy resultón. Y no puede ser más fácil!




 Qué lo disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina



viernes, 11 de julio de 2014

Escalivada


Ya he comentado anteriormente que me encanta la berenjena. De cualquier manera. Nunca me canso... creo que podría comerla a diario y seguiría igual. Es uno de mis ingredientes estrella y siempre busco nuevas maneras de prepararla. En esta ocasión os traigo el que es, probablemente, mi plato preferido con esta hortaliza: la escalivada, que no es otra cosa que una ensalada de berenjena, pimiento y cebolla asados. Un plato sencillo y delicioso. Una muestra clara  más de que no hacen falta grandes florituras para comer estupendamente. No se si la manera en que os la presento es la original o no, si le falta o le sobra algo (se que hay quien le echa tomate, por ejemplo). Yo os traigo la receta que hace mi madre en casa, que no tengo ni idea de dónde ha sacado, y que a mí me encanta. Queda fenomenal acompañando a carnes y pescados, a la parrilla por ejemplo. Para una guarnición, como para 3 personas: 


       INGREDIENTES
  • 2 berenjenas (este ingrediente tiene que ser el protagonista del plato)
  • 1 pimiento rojo (o dos pequeños)
  • 1 par de cebollas (yo puse una blanca y una morada. Era lo que tenía)
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Opcional: albahaca fresca para aromatizar


        PREPARACIÓN 


- Este plato es muy sencillo y todo lo que tiene es asar las verduras. Normalmente yo corto la berenjena en lonchas. Después las pongo un rato en agua con sal para que suelten el amargor (o no, a mí no me amargan, no me preguntéis porqué... hasta ese punto me gustan! =D ). Las pongo en una bandeja junto con la cebolla en tiras, con un poquito de aceite y las aso. Esta vez iba con mucha prisa, tenía mil cosas que hacer y no podía entretenerme, así que las metí enteras en el horno. Hice unos cortes con un cuchillo, para que se hicieran bien y nada más. Las metí junto con los pimientos enteros (estos siempre los aso así) para que "sudaran" y las cebollas. Quedaron genial.

- De vez en cuando me acerqué a mirar para darles la vuelta y vigilar que no se me quemasen, pero nada más. En el horno precalentado a 180 - 200º tardan unos 40 minutos... según tamaño y horno, claro. Pero eso lo veis.

-Cuando estén listas las verduras, se sacan y se dejan enfriar para poder pelarlas bien. En mi casa siempre lo hemos hecho poniendo unos papeles de cocina por encima, no se porqué, pero haciéndolo así, cuando se enfrían se pelan casi solos! Sale la piel muy fácilmente (me refiero a los pimientos más que nada).



- Una vez peladas las verduras, se hacen tiras. Añadimos sal al gusto y un buen chorro de aceite de oliva, removemos y ya tenemos nuestra escalivada lista. 

- Como toque final, se le puede poner un poco de albahaca fresca picada. Yo lo hice así esta vez y quedó muy bien. Le aporta mucho frescor.



Como veis, un plato sencillo y absolutamente delicioso. Se deshace en la boca! Exquisita!


Qué la disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina



lunes, 7 de julio de 2014

Salteado de gambas con brotes de soja y calabacín al estilo vietnamita


Me gusta mucho la cocina asiática y la vietnamita en concreto, es de mis preferidas. A la hora de cocinarla no tengo mucha idea pero últimamente he estado leyendo bastante y buscando recetas aquí y allá. Eso, junto con algunos valiosos consejos de una de las dependientas vietnamitas de la tienda de productos asiáticos que frecuento me animaron a probar (sobre todo con el tema de los condimentos y las salsas). Y aquí estoy, con una receta sencilla para empezar. Sencilla pero muy sabrosa. He quedado muy contenta con el resultado y ya tengo más ideas en la recámara =D

Esta receta está basada en el Tôm Rang Muối (salteado de gambas picantes) y en el salteado de gambas de Cuadernos de cocina oriental, que me encantó. Yo he hecho algunas modificaciones, por ejemplo añadir calabacín rallado. Más que nada porque me había sobrado y necesitaba darle uso (aquí no se tira nada!), y pensé que le iría bien. No me equivoqué. Así quedó la cosa:


         INGREDIENTES (1-2 personas)
  • 14 - 20 gambas peladas (grandes, gambones)
  • 6 cebolletas (de la finas)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 trozo de jengibre fresco (del tamaño de los 2 dientes de ajo por ejemplo)
  • 150 g de brotes de soja (los míos eran de bote, de esos listos para comer)
  • 1 par de cucharadas de cebollino picado
  • 1/2 calabacín grande 
  • Sal y pimienta negra molida
  • Wok
          Para la salsa
  • 2 cucharadas de agua
  • 2 cucharaditas de vino chino (vino de arroz. Ojo, no es sake - licor o vino de arroz japonés)
  • 2 cucharaditas de salsa de ostras
  • 1/2 de cucharadita de salsa de pescado
  • copos de pimiento rojo seco (al gusto, según prefiráis más o menos picante) 



         PREPARACIÓN 



Lo primero que hacemos es preparar las verduras. Rallamos el calabacín, troceamos el cebollino y las cebolletas (estas últimas en trozos medianos), y fileteamos el jengibre y el ajo en rodajas finas.







- A continuación pelamos los gambas y salpimentamos.






Calentamos un poco de aceite en el wok, no mucho (en el wok no hace falta) y salteamos las gambas un par de minutos a fuego fuerte. Cuando estén listas retiramos y reservamos.






- A fuego algo más suave (y con algo más de aceite si hace falta) hacemos las cebolletas junto con el ajo y el jengibre.  





- Cuando estén más bien hechos, añadimos los brotes de soja, el calabacín y el cebollino,  y los hacemos ligeramente, removiendo frecuentemente para que no se quemen ni se hagan de más. Añadimos entonces la salsa y dejamos hacer, moviendo también de vez en cuando, hasta que se consuma la mayor parte del líquido (el calabacín suelta bastante agua, así que si veis que no se reduce todo lo necesario, podéis descartar parte del líquido luego, para evitar que se os hagan de más las verduras en este punto). 


- Por último, añadimos las gambas, removemos, apagamos el fuego y dejamos que se termine de hacer un poco más con todos los ingredientes ya incorporados. Servimos y a comer! Qué rico!



Qué lo disfrutéis! :)


Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina




domingo, 6 de julio de 2014

Kufta de pavo y calabacín al estilo de Jerusalén


Esta receta está adaptada del libro Jerusalem de Yotam Ottolenghi y Sami Tamimi, y es una auténtica delicia. Estos dos cocineros nacieron en Jerusalén, el primero en la parte judía y el segundo en la árabe-palestina, y se unen aquí para traernos su cocina multicultural llena de sabores sorprendentes. Recordando los platos de su infancia, desarrollan recetas de influencia árabe, judía, musulmana, cristiana, armenia y mediterránea, obteniendo resultados realmente sabrosos (yo lo he podido comprobar ya). El libro, además, es precioso. Ha sido un gran descubrimiento del que sacaré, seguro, muchas más ideas.
Y bueno, aquí os traigo mi adaptación de una de sus recetas: las kufta, como se llaman en árabe (كفته) o hebreo (כופתה), de pavo y calabacín. Os recomiendo encarecidamente que las probéis. Quedan super jugosas con tanta verdura, y muy aromáticas con las hierbas y especias. Y la salsa de yogur al limón para acompañar le va que ni pintada. Como veréis, tuve que modificarla un poco por disponibilidad de ingredientes, pero quedó perfecta igualmente. Para 9 - 10 unidades necesitaréis:


         INGREDIENTES 
  • 400 g de carne picada de pavo 
  • 5 cebolletas (de las finitas. Yo no tenía y puse media cebolleta de las redondas grandes)
  • 1/2 calabacín grande (un poco a ojo según tamaño)
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas (de unos 15 ml) de menta fresca
  • 2 cucharadas de cilantro fresco (no me quedaba suficiente, así que añadí 1 de cilantro y 1 de perejil)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de comino en polvo
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra molida
  • 1/2 cucharadita (escasa) de pimienta de cayena
  • Aceite para pintar la sartén 

  • Para la salsa de yogur:
  • 1/2 taza (americana - 250 ml) de crème fraîche (si queréis hacerla algo más light, las venden también con bajo contenido en grasa, o podéis utilizar yogur) Yo no tenía y puse skyr, que es una especie de yogur islandés muy popular en Escandinavia. Tiene un contenido muy alto en proteína y bajo en grasa, y es muy denso. Quedó perfecto. 
  • 2/3 de taza de yogur griego bajo en grasa (u otro yogur más bien denso)
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de limón
  • 1 cucharada de sumac (me era desconocido hasta este momento. Como no lo he encontrado en ningún sitio todavía, lo sustituí por la ralladura de un limón (más o menos según os guste), después de rebuscar en internet con qué podía sustituirlo. Perfecto)
  • 1 y 1/2 cucharadas (de 15 ml) de aceite de oliva
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/4 de cucharadita de pimienta negra molida (o al gusto)


         PREPARACIÓN 


- Para preparar las kufta mezclamos bien todos los ingredientes en un bol: la carne, el calabacín rallado, la cebolleta picada muy finita, el ajo picado o prensado, las hierbas y las especias. 



- Damos forma a las albóndigas con las manos. Que queden grandecitas. Podéis hacerlas redondeadas tipo albóndiga, o más alargadas como yo, tipo kufta (más manejables desde luego).



En una sartén calentamos un poco de aceite de oliva y ponemos las kufta a dorar. Solo queremos que cojan color. Las dejamos unos 3 o 4 minutos, lo que necesiten, dorando bien por todos los lados. Cuando estén listas, ponemos papel para hornear en una fuente apta y colocamos las kufta. Metemos al horno precalentado a 200º y dejamos que se hagan durante unos 6 -7 minutos.



- Mientras tanto preparamos la salsa (también la podéis preparar con antelación, 1 o 2 días, y queda bien). Simplemente mezclamos muy bien todos los ingredientes, (el ajo prensado para que no queden tropezones) no hace falta usar la batidora (igual la deja demasiado líquida). Cuando esté lista la refrigeramos un rato en la nevera hasta el momento de servir. Queda riquísima, con un sabor intenso a limón que va genial con las kufta.


- Pasado el tiempo de horneado, sacamos las albóndigas del horno y dejamos enfriar un poco antes de servir. Lo justo para no quemarnos los dedos cuando las vayamos a comer. Y es que, se comen con las manos! Si no, este plato pierde gran parte de su encanto =D


Qué las disfrutéis! :)


Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina





viernes, 4 de julio de 2014

Espuma de fresas


Si hay algo que me gusta de verdad aquí en Dinamarca (vale hay muchas cosas) son las fresas. No he visto nada igual. En general, las bayas: frambuesas, moras, arándanos... pero lo de las fresas es un escándalo. Qué maravilla! Son pequeñitas y con un sabor y olor muy intenso. Cuando vas a la sección de fruta y verdura en el super en época de fresas es como estar en pleno campo. Qué olor! Es delicioso. Son, sin duda, una de las estrellas de Dinamarca y Escandinavia y se utilizan mucho en la cocina, sobre todo en postres, claro. Yo hoy traigo uno muy sencillo y sobre todo rápido, para esos días en que necesitáis algo pero vais muy apurados de tiempo. Eso exactamente me pasaba a mí y esta opción me vino de perlas. Para dos cuencos (más bien grandecitos) necesitaréis:

       INGREDIENTES
  • 150 g de fresas
  • 200 g de queso fresco batido 0%
  • 1 clara de huevo (mejor pasteurizada)
  • Edulcorante líquido al gusto (yo puse un par de cucharaditas de Stevia, según también el dulzor de vuestras fresas)
  • Opcional: una pizca de vainilla y/o cardamomo

        PREPARACIÓN 


Lo primero será lavar las fresas bien y cortarles el rabito. Las trituramos con la batidora hasta obtener un jugo sin grumos y las colamos para deshacernos de las pepitas.






- A continuación, mezclamos en un bol el queso fresco batido con el jugo de fresas, añadimos el edulcorante al gusto y si nos apetece darle un toquecito extra (aunque no hace falta), añadimos una pizca de vainilla o de cardamomo (cuidado con esta especia que tiene un aroma muy potente. No queremos que nos enmascare el sabor de las fresas. Igual con la vainilla). Removemos bien para que quede todo homogéneo. Reservamos. 


- En otro bol montamos la clara a punto de nieve, echando una pizca de sal, hasta obtener una consistencia bien firme.
Cuando esté lista la incorporamos cuidadosamente a la mezcla de queso y fresas con movimientos envolventes para que no se baje.

- Rellenamos los recipientes con la espuma y refrigeramos en la nevera para que esté bien fresquita. Para servir adornamos con fresas, y listo! Queda un postre muy resultón y ligero, con un sabor intenso y delicioso a fresa, que gustará a todo el mundo. 


 Qué lo disfrutéis! :)


Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina