domingo, 28 de septiembre de 2014

Salmón con salsa de puerros y azafrán


Me encanta el salmón, y es un pescado que como bastante a menudo. Por eso mismo intento variar en la forma de prepararlo, para que no sea aburrido, y porque es más sano comer variado. Y bueno, que me dio por cambiar y me medio inventé, basándome en ideas de aquí y allá, una salsa de puerros y azafrán que resultó fantástica y que le va que ni pintada a este pescado (y seguro que a muchos otros). Todo un acierto! La cosa quedó así: 

       INGREDIENTES 
  • 2 lomos de salmón (1 o 2 lomos por comensal, según tamaño)
  • 2 o 3 puerros
  • 1 cebolla  
  • Leche
  • Vino blanco
  • Aceite de oliva
  • Azafrán (en hebras o en polvo)
  • Perejil
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • 1/2 o 1 cucharadita de maizena o Husk (si nos hace falta, para ligar la salsa)
  • Opcional: Nuez moscada



        PREPARACIÓN 



Picamos la cebolla y cortamos los puerros en rodajas.


- Cuando tengamos listas las verduras, calentamos un poco de aceite en una sartén o cacerola y doramos la cebolla. 

  




- Seguidamente, añadimos los puerros, salpimentamos, añadimos el perejil (y si queremos, nuez moscada) y los doramos. 




- Cuando empiecen a estar hechos los puerros, añadimos las hebras o el azafrán en polvo, removemos un poco y añadimos un chorro de vino blanco. Dejamos que cueza un poco y que se empiece a consumir el vino, removiendo de vez en cuando (todo el procedimiento fue un poco "a ojo", ya que lo fui improvisando sobre la marcha).



- Por último añadimos un chorro de leche y dejamos cocer un tiempo más hasta que veamos que las verduras están bien hechas y la salsa integrada. Si se nos consume mucho podemos añadir más leche (o agua también). De igual manera, si lo necesitamos añadiremos la maizena o el Husk para ligar.




- Cuando esté lista (repito, fue todo muy " a ojo"), apagamos y retiramos del fuego. Dejamos enfriar un poco y la pasamos por la batidora. Reservamos.



- Pasamos a preparar el pescado. Lo podemos hacer a la plancha (entonces lo ponemos en el último momento) o al horno, como lo hice yo en esta ocasión. Para ello simplemente puse un poco de sal y un chorro de limón sobre los lomos. Pinté la parte de la piel con un pincel mojado en aceite para que no se pegase a la bandeja, pero nada más. El salmón es un pescado muy graso de por sí, y en la mayoría de los casos no necesita que se añada más grasa, pero por supuesto eso como os guste a vosotros. 

- Una vez esté listo el salmón, servimos con la salsa por encima. Yo lo acompañé con una estupenda guarnición de champiñones de la que ya os dejé receta. Quedó un plato francamente delicioso. 




Qué lo disfrutéis! :)


Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina




lunes, 22 de septiembre de 2014

Guarnición de champiñones


Hoy os traigo una guarnición estupenda para acompañar a cualquier plato. Queda fenomenal tanto con todo: carne, pescado... lo que sea. Muy fácil y rápida de hacer, queda riquísima. Vamos con la receta:



       INGREDIENTES 
  • Champiñones (yo puse una bandeja de 400 gramos. Según número de comensales)
  •  2 dientes de ajo
  • Sal
  • Perejil seco
  • Aceite de oliva
  • Vino blanco 
  • Cilantro fresco



        PREPARACIÓN 



- Cortamos los champiñones en trozos medianos. Los champiñones sueltan mucho agua y se consumen bastante, por lo que si los cortamos muy pequeños se quedarán en nada. 


- En una sartén o cacerola calentamos un poco de aceite y doramos los ajos, previamente laminados.




- Cuando estén listos los ajos, añadimos los champiñones, sal al gusto y perejil, y removemos bien.







- Dejamos que se doren un poco y añadimos un chorro de vino blanco. Bajamos a fuego lento-medio y dejamos cocer hasta que se consuma el vino casi por completo, volviendo a remover de vez en cuando. Después retiramos del fuego y dejamos enfriar un poco antes de servir. Una vez en el plato adornamos con cilantro fresco picado. Le dará un toque estupendo. 

Una guarnición de lujo para cualquier plato. Deliciosa!




Qué la disfrutéis! :)



Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina



viernes, 19 de septiembre de 2014

Pechuga de pavo guisada


Este plato lo ha preparado mi madre desde siempre, y yo como ella, también. En casa nos encanta. Además es sencillísimo de hacer, y cunde mucho. Cuando estoy sola, la preparo y luego congelo raciones de una o dos personas. Así las voy sacando poco a poco cuando no tengo tiempo para cocinar, para llevar el almuerzo al trabajo, o lo que sea. Muy apañado y muy rico. La salsa es una auténtica maravilla!
Vamos con la receta:



        INGREDIENTES 
  • Una pechuga de pavo grande (en mi caso de 1 kg)
  • Cebollas 
  • Zanahorias
  • Aceite de oliva
  • Vino blanco para guisar
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • 1 hoja de laurel


        PREPARACIÓN 


Cuando mi madre compra la pechuga en en pollero se la preparan dentro de una red, para contenerla y que luego salgan los filetes redonditos. Como aquí en Dinamarca la tengo que comprar en el super, me tengo que apañar como puedo y lo hago yo misma, más o menos, con hilo especial para cocinar. No es que haga una red pero voy atando trozos de cuerda a lo largo de toda la pechuga y consigo así dar la forma deseada para que no se rompa al cocinar y luego al filetear quede bien.






- Una vez tenemos la pechuga lista en la red o recogida con las cuerdas, cortamos la cebolla en tiras y la zanahoria en rodajas y las reservamos.





- A continuación rebozamos de sal y pimienta la pechuga, más o menos según nos guste. Calentamos un poco de aceite en la olla express, que es donde vamos ha hacer el guiso (o una cacerola si lo preferimos, teniendo en cuenta que habrá que aumentar el tiempo de cocinado el doble más o menos) y doramos la pechuga por todos lados. Sacamos, escurrimos y reservamos.



- En la misma olla, ponemos ahora las cebollas. Si hace falta, añadimos más aceite. Las doramos unos minutos.






- Echamos entonces las zanahorias y cocinamos un rato más. Cuando veamos que las verduras empiezan a estar hechas (tampoco demasiado), volvemos a meter el pavo. Corregimos de sal y pimienta si hace falta y echamos un buen chorro de vino blanco y la hoja de laurel. Dejamos cocer unos minutos.




- Cuando hierva más fuerte y empiece a consumirse el vino, cerramos la olla. SI vemos que se está consumiendo demasiado, antes de cerrar añadimos un poco más de vino, para que no se nos seque la salsa. 





- Una vez cerrada la olla, cuando la válvula empiece a dar vueltas, si es el modelo tradicional, o salga para fuera el botoncito, en el caso de la olla rápida, bajamos a fuego medio y dejamos cocer. Para una pechuga de 1 kilo yo lo suelo dejar unos 35 - 40 minutos en la olla exprés tradicional y unos 20 en la olla rápida. Aquí en Dinamarca tengo la rápida y la verdad es que estoy encantada.



- Pasado el tiempo, apagamos y retiramos la olla del fuego. Cuando se enfríe, la abrimos y sacamos la pechuga. La dejamos en un plato o bandeja hasta que se enfríe del todo, antes de cortar los filetes. SI los cortamos en caliente se nos romperan.



- Una vez cortados los filetes ya solo queda servir con la salsa que, como os decía en la introducción, es una auténtica delicia. La podéis tomar tal cual o pasarla por la batidora. Está superior de ambas formas. !




Qué la disfrutéis! :)



Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina




martes, 16 de septiembre de 2014

Ensalada nórdica


Hoy vengo con otra ensalada que, primero: está deliciosa. Segundo: es preciosa, luce muchísimo. Y tercero: la llamo nórdica no solo porque lleve salmón, marca de Escandinavia; si no porque aquí, en tierra de vikingos, es habitual encontrarte variantes de la misma en todos los restaurantes y cafeterias. La combinación de mezcla de lechugas, salmón ahumado o marinado y aguacate es fija. Y luego varía un poco: tomate, pepino, quesos variados, cebolla, huevo, cereales, frutos secos, etc...
En cualquier caso, un plato muy completo, sano y que no deja indiferente. Acompañado del típico pan de centeno (rugbrød) o de semillas, como hice yo, nos queda una comida o cena estupenda y muy completa. 



        INGREDIENTES 
  • Una bolsa de mezcla de lechugas 
  • Salmón ahumado (o marinado)
  • Aguacate
  • Queso cottage (o requesón)
  • Tomates cherry
  • Huevo
  • Semillas de amapola
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de Módena (o el que nos guste)
  • Mostaza
  • Sal


        PREPARACIÓN 


- Lavamos bien la mezcla de lechugas si no vienen ya lavadas, escurrir y servir una cama generosa en un plato.



- Cortamos los tomates en cuartos, el aguacate en dados o rodajas finas, las lonchas de salmón en trozos algo más pequeños y cocemos un huevo que luego cortaremos también en rodajas finas.

- Una vez tengamos listos los ingredientes, los colocamos sobre la lechuga como más nos guste, tanto en cantidad como en disposición.


- En algunos huecos libres ponemos queso cottage y lo espolvoreamos con semillas de amapola. 


- Por último, preparamos la vinagreta con 1 cucharada de vinagre por cada dos de aceite, un poquito de sal y una cucharadita (o una y media) de mostaza. Batimos bien hasta que nos quede una salsa bien ligada y la echamos en la ensalada. Yo añadí también un par de rodajas de limón para decorar :)


- Ya está lista la ensalada y como veis queda preciosa. Podéis añadir, quitar o cambiar ingredientes al gusto. Para hacerla aún más completa, para plato único, hay quién le añade copos de trigo, por ejemplo, o quinoa, o pasta. O se acompaña de pan, como ya os digo que hice yo,  con un pan de centeno y semillas que me encanta. También se pueden cambiar las semillas de amapola por pipas de girasol, o piñones, o nueces... según os guste. Esta ensalada da para mucho! Pero siempre, siempre, en cualquier caso, queda genial.



Qué la disfrutéis! :)


Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina



domingo, 14 de septiembre de 2014

Ensalada de espinacas y calabaza con queso y nueces



Ummm! Pero qué rica esta ensalada! Y completa, muy completa. Es que lo tiene todo: es realmente deliciosa y está llena de vitaminas y nutrientes esenciales. Además queda tan bonita. Me encanta la combinación de colores. Una joyita. Perfecta ahora que vuelven las calabazas, al menos por aquí, en el norte. Con lo que me gustan! :)  Probadla, os va a encantar:



       INGREDIENTES 
  • Calabaza (yo he utilizado la tipo Butternut - foto) 
  • Espinacas frescas
  • Nueces
  • Queso feta o de cabra
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de Módena
  • Sal


        PREPARACIÓN 


- Lo que lleva más tiempo es preparar la calabaza, así que lo primero que haremos es asar la misma. Para ello, tan simple como cortarla en trozos, quitarle la cáscara, ponerla en una fuente de horno y salpimentar al gusto. Hay quien le pone un chorro de aceite de oliva. Vale, aunque realmente no hace falta. Yo empecé así pero luego me dijeron que casi mejor sin nada, y sí, lo prefiero.


- Cuando esté lista (la pinchamos con un tenedor y cuando veamos que está tierna la sacamos del horno), la dejamos enfriar. Cuando esté fría la cortamos en trozos cuadrados.


- Lavamos bien y escurrimos las espinacas. Reservamos.



- Picamos las nueces finito.


- Cortamos el queso en cuadraditos si no viene ya así.






- En un bol ponemos 1 cucharada de vinagre por cada dos de de aceite y salamos al gusto. Batimos bien hasta que todo quede bien integrado. 



- Pasamos a emplatar. Colocamos una cama generosa de espinacas en un plato. A continuación añadimos los trozos de calabaza, el queso feta, y espolvoreamos las nueces por encima. Regamos con la vinagreta y lista! Rápida y sencillísima de hacer.



Menuda ensalada! Simplemente fantástica!



Qué la disfrutéis! :)


Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina




sábado, 13 de septiembre de 2014

Espaguetis de calabacín con boloñesa de pollo y champiñones


Esta es una versión de ese gran clásico de la gastronomía italiana: los spaghetti bolognesa. Si nos paramos a pensarlo no se parece en nada, aunque nos recuerde a ella en aspecto y sabor. Y es que ni lleva pasta, ni ternera, ni zanahoria... eso sí, también os digo que no tiene nada que envidiar a la receta original. Además es una forma diferente y muy original de comer verdura sin casi darnos cuenta, sobre todo a los que les cueste (no es mi caso). Y es que los espaguetis de calabacín "dan el pego", que se dice, parecen pasta. Y están deliciosos! Lo de "tunear" la boloñesa con pollo y champiñón fue más necesidad que otra cosa, ya que eran los ingredientes que tenía a mano. Además me encantan, o sea que perfecto. Quedó genial!
Para 2 personas:



       INGREDIENTES 
  • 2 calabacines
  • 200 - 250 gramos de carne picada de pollo
  • 100 - 150 gramos de champiñones (la cantidad va un poco al gusto. Yo echo bastantes) 
  • Salsa de tomate. Mejor casera (la receta aquí)
  • 1 cebolla
  • 1 - 2 dientes de ajo
  • Orégano 
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva
  • Queso rallado (tipo parmesano o grana padano) 



        PREPARACIÓN 



Picamos los champiñones, la cebolla y el ajo finitos.




- En una sartén ponemos a calentar una cucharada de aceite y doramos la cebolla y el ajo.





- Cuando estén listos, añadimos la carne asegurándonos de desmenuzarla bien para que no se nos apelmace. Que quede suelta. 



- Damos un par de vueltas y añadimos los champiñones. Salpimentamos (cuidado con la sal. Recordad que la salsa de tomate ya lleva).



- Cocinamos un par de minutos removiendo bien, hasta que veamos que la carne ha cogido color y añadimos la salsa de tomate y el orégano. Más o menos según nos guste. 






- Tapamos y dejamos cocer a fuego lento hasta que veamos que la carne y los champiñones están bien hechos. Unos 7 - 10 minutos. Apagamos y dejamos reposar.






- Ahora vamos a preparar los espaguetis de calabacín. Para ello yo utilizo una espiralizadora. Se dice así? jeje. Como veis en la foto, es un buen trastro, pero la verdad es que me gusta bastante. Salen espaguetis perfectos y es muy sencilla de utilizar. Y se pueden usar muchas otras frutas y verduras. En cualquier caso no es necesaria. Si no tenéis, podéis usar una pelador en juliana (foto de la derecha), o incluso cortarlos con un cuchillo. 




- Los espaguetis quedan muuuy largos, así que los cortaremos en dos o más trozos con unas tijeras.







- Cuando tengamos listos los espaguetis de calabacín calentamos un poco de agua en una olla y los hacemos un poquito al vapor. Si no tenemos vaporera o cestillo,  o preferimos la cocción de toda la vida, lo hacemos así, pero en cualquier caso teniendo mucho cuidado de dejarlos solo un par de minutos. Lo justo para que se hagan ligeramente, para que queden "al dente". El calabacín se hace en seguida y si está demasiado pasado soltará bastante agua, reducirá mucho el tamaño (algo siempre lo va a hacer) y no quedará bien. Así que lo dejamos 2 minutos como mucho y los sacamos. Lo podemos pasar por el chorro de agua fría, sobre todo en el caso de cocerlo, para parar la cocción por completo. Los escurrimos bien.

- Ya solo nos queda servir: colocamos los espaguetis en un plato y coronamos con la salsa. Por último espolvoreamos con un poquito de queso rallado. Queda superior! Me parece sobre todo un plato ideal para niños, que a veces se ponen tan tozudos a la hora de comer verdura, no quieren... Es una forma estupenda de enmascararla, no se van a dar cuenta, y les va a encantar seguro porque... a quién no le gustan los spaguetti bolognesa?! :)




Qué los disfrutéis! :)



Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina