miércoles, 15 de febrero de 2017

Pastel corazón de avellanas y almendras al cacao


Tras la resaca "San Valentinera" de ayer, yo aún tengo un dulce más que enseñaros. Un estupendo pastel en forma de corazón de avellanas y almendras al cacao con el que nos homenajeamos ayer mi chico y yo. Una verdadera delicia. Me encanta el sabor, sobre todo mucho a avellana, con el toque del cacao. Además, es cardio-saludable, no lleva huevo, la leche se sustituye fácilmente por una opción sin lactosa, no lleva harina ni, por tanto, gluten, y en mi caso tampoco azúcar. Ideal para casi el mundo. Al no llevar algunos de estos ingredientes, tiende a romperse un poco si se hace demasiado. En cualquier caso, como más rico está es húmedo, que es como mejor se maneja también. Al día siguiente está incluso mejor. Hoy lo hemos vuelto a comer en el desayuno y se nos ha hecho la boca agua. Fantástico!



       INGREDIENTES 
  • 200 grams de avellanas
  • 150 gramos de almendras
  • 30 gramos de cacao puro en polvo sin azúcar
  • 125 gramos de azúcar o edulcorante equivalente (yo Sukrin en igual cantidad)
  • Una pizca de sal
  • 300 ml de leche
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 cucharadita de café (opcional)
  • Azúcar glas
  • Un puñado de frambuesas


        
        PREPARACIÓN 


- Trituramos las avellanas y almendras hasta obtener un grano fino, lo más parecido posible a la harina.

- Mezclamos los frutos secos triturados con el cacao.




- A continuación, añadimos el azúcar y la sal y volvemos a mezclar.





- Por útlimo añadimos la leche, el aceite y la esencia de vainilla, y mezclamos hasta que quede homogéneo. Queda una mezcla muy líquida.




- Vertemos en un molde previamente engrasado y metemos al horno ya caliente a 180ºC durante unos 50 minutos. Cuando esté listo, veremos que la superficie se empieza a craquelar un poco. También podemos pinchar el centro con un palillo y ver si sale limpio.


- Es un pastel húmedo pero si lo queremos algo más hecho lo podemos dejar 10 minutos más. En cualquier caso, cuidado con que no se seque. Al no llevar huevo ni nada, cuanto más se haga más fácil que se nos rompa al cortarlo o comerlo. Tiende a deshacerse un poco. Por eso es mejor que quede algo más húmedo. Además, es que está más rico. 



- Antes de servir, espolvoreamos un poco de azúcar glas  decoramos con frambuesas. Ya veréis qué delicia. No os lo perdáis!


Qué lo disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina


3 comentarios:

  1. Un delicioso corazón que derrite al más duro, un beset guapa

    ResponderEliminar
  2. Bua suena de viiiicio ñamñam Y genial el sustituir la harina así <3

    ResponderEliminar